jeans o vaqueros: esa es la cuestión

Por María Giraldo vía Demode Showroom blog

La lengua es un ser vivo y como tal, los vocablos nacen, crecen y algunos por desgracia desaparecen. El uso que damos al idioma, especialmente periodistas, guionistas y escritores, es decisivo en su evolución.
En el amplio mundo de la moda, como en muchos otros campos, la utilización de extranjerismos cotiza al alza. En ocasiones son necesarios pero en la mayoría de los casos prescindibles y sinónimo de pobreza lingüística. El empleo habitual de términos foráneos provoca que por pereza o esnobismo se empleen en exceso y pasen irremediablemente a ser parte de nuestro vocabulario activo.
Muchos términos extranjeros colapsan el mercado español: desde los títulos de las publicaciones especializadas (Vogue, Cosmopolitan, Marie Claire, Elle) hasta las instrucciones de lavado de las prendas.

En una portada reciente de Marie Claire pude leer los siguientes títulos: «GUÍA DE UNA IT GIRL», «396 LOOKS», «PRET-A-PORTER», «FASHION P/V 2008». Puede que sea terriblemente difícil encontrar una expresión para el allure de Chanel pero ¿por qué el ganchillo es «croché»?, ¿la pasarela, «catwalk»?, ¿La Semana de la Moda de Nueva York, «The New York Fashion Week»?, ¿la glasilla, «toile»? y ¿la gabardina, «trench»?
En el día a día de las empresas también el castellano pierde la batalla con palabras como retail, corner, ranking o shooting.
Quizás pensamos que el uso de tales exotismos nos afianza como expertos en la materia. En realidad, empobrece nuestra lengua y demuestra la hegemonía de la moda francesa y americana.
En mi armario apenas cuelgan etiquetas que sepa pronunciar. La industria ha decidido por unanimidad que el español no vende porque hasta las marcas de origen ibérico optan por nombres comerciales extranjeros. No digo yo que todos hayan bautizarse Flamenco, Agua de Sevilla o El Caballo pero tampoco es de recibo que los buques insignia de la moda española elijan nombres como Pull and Bear o Women’s Secret para algunas de sus cadenas.
¿Por qué caemos rendidos ante términos como fashionista cuando a duras penas sabemos lo que significa?
O plantamos cara al inglés o nos agenciamos un buen diccionario de bolsillo para ir de compras.
Personalmente recomiendo la desintoxicación lingüística; reduciendo la dosis de palabras extranjeras poco a poco, para que no duela demasiado. Tras varias semanas uno nota como vuelve a comprar vaqueros y no jeans y a preguntar por colorete y no por blush.
to be continued

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

9 Respuestas a “jeans o vaqueros: esa es la cuestión

  1. No podría estar más de acuerdo. Utilizar más extranjerismos de los estrictamente necesarios no sólo demuestra pobreza lingüística sino que además es una táctica muy usada por aquellas personas que no dominan ni una lengua ni otra.
    Tenemos uno de los idiomas con más riqueza de vocabulario del mundo, qué pena que nos parezca más sofisticado (y no cool) usar extranjerismos…

  2. Magnifico articulo (que no post), muchas gracias en nombre de todos los que escribimos en español, dentro y fuera de la red, por defender lo que es nuestro por derecho propio, nuestra antiquísima lengua.

    Don Miguel, que descanse en paz, aquí nunca se le olvidará.

  3. Hola, hemos recibido hoy el email de las jornadas de blogs de moda y ya hemos visto el ”Get the summer” en los blogs inscritos.

    Un saludo y gracias.

    Get the summer

  4. Muy buena reflexión. En esta vorágine en la que la inmediatez es lo que prima, es muy interesante pararse a pensar qué uso le damos a nuestro idioma. Me uno a tu iniciativa de ser lingüisticamente responsable en el vocabulario de moda.

    bss!!

  5. Uno de los grandes defensores de la lengua frente a los extranjerismos, siempre que, como dices, sean prescindibles, es Ález Grijelmo, un columnista que ha editado varios libros en los que conjuga la crítica con la ironía.

    Estoy de acuerdo en que tenemos que potenciar ls amplitud de posibilidades de nuestro diccionario, aunque también es verdad que en una cultura globalizada, y más en términos de moda, está claro que los anglosajones y los franceses nos ganan la batalla. Es cosa de cada uno optar por darles la razón o intentar cambiarlo.

    ¿Outfit o conjunto? ¿blogger o bloguero? Son palabras servidas a la orden del día en el mundo de los blogs. Creo que la diferencia no está sólo en evitarlos, sino también el trato que se les otorgue, por ejemplo, escribiéndolos en cursiva. Así pues se evidencia su condición de extranjerismo.

    Saludos y muy buen artículo😉

  6. ¡Qué buena entrada!!! Aguda e inteligente. Felicidades.

    Sabrina Gelman B.

  7. Me ha encantado esta entrada y también sé que me encantará ver a Xosé Castro en las jornadas.🙂

    Siempre que puedo intento usar la palabra española en vez del extranjerismo, pero al final el uso nos hace muchas veces caer. Yo misma estoy acostumbrada a leer blogs en inglés (además de escribirlo yo misma en este idioma) y casi siempre digo blogger en vez de bloguero, por ejemplo. Y no lo hago porque sea “guay”, es lo que estoy acostumbrada a leer.

    En mi trabajo estoy harta de oir/leer todo el rato “chequea” esto, “chequea” lo otro. Ya sé que obviamente es muy normal decirlo, está admitido y bla, bla, bla. Pero a nadie se le ocurre decir “comprueba” esto, “revisa” aquello, “controla” lo otro. Los emails nos llegan en inglés con “check” y ni nos preocupamos en pensar otra palabra. Igual que yo con blogger.

    Un saludo!
    Iris.

  8. Ah! Por cierto, creo que mención aparte es el caso de las marcas en inglés. Si el mercado no va a ser solo nacional (como es el caso de las que habéis nombrado), ¿por qué tiene que ser español el nombre? El caso es que la gente se quede con él…

  9. Virginia R.

    Felicito a este blog porque es de los poquísimos en los que podemos encontrar alguna entrada que gire entorno a la crítica respecto de la pérdida de nuestra identidad!
    Más aún si somos conscientes de que parece que la Moda ha quedado reducida a las tendencias momentáneas (casi instántaneas!) y a la esclavitud, en muchos casos, de una imagen frívola y superficial de las personas (mucho más en nuestro caso, el de las mujeres).
    Es cierto que vivimos en un mundo globalizado, pero por eso mismo debemos ser capaces de defender nuestra individulidad y la esencia de las personas que cada uno somos. De nuestra idiosincrasia y de las raices culturales y personales que nos han permitido ser quienes hoy somos.
    Ójala esto calase y fuesemos más allá del lenguaje..!
    Todas las personas que estamos comprometidas con la Moda, que la amamos y nos apasiona, deberiamos seguir luchando por la dignificación de la misma en todas las esferas. Y no podremos alacanzar nunca ese objetivo si renunciamos a la identidad y a la autenticidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s